martes, 22 de diciembre de 2009

Mamas-bocata


Como ya saben soy una mexicana viviendo en España, y hay costumbres, tradiciones que me cuestan entender un poco, unas se me hacen raras, otras absurdas y otras simplemente ridiculas(sin animo de ofender) aqui les presento a mi izquierda el bocata que es el primo hermano del sandwich o una baguette con jamon, queso o lo que se le quiera echar, pero esta no es la cuestion a tratar.
Lo curioso del asunto es como me daba cuenta que al ir al polideportivo (como un gimnasio municipal con muchas actividades deportivas y recreativas) a las 6 y media de la tarde me topaba con mamas freneticas bocata en mano persiguiendo a sus engendros. La 1era vez se me hizo raro ver eso en un lugar donde la gente va de prisa a entrar a sus clases o ya van de salida y ver un universo aparte: Las mamas dandole sus bocatas a los niños, y los niños comiendo de mala gana. la 2da vez lo vi en el corte ingles: en el elevador vi a una mama sacar un bocata aplastado de su mega bolso y darselo a su retoño. despues se hizo algo constante el verlas por todas partes, por las calles, en el super, en alguna tienda; Algo era seguro, si salia por la tarde me iba a topar con alguna mama-bocata. Pero que alguien me explique, porque no se esperan a llegar a casa?es necesario que se lo coma? si no se lo come se podria desnutrir? darle un desmayo? la mayoria de las veces el niño ni tenia hambre , todos rehusan comerlo y todavia los extorsionan diciendoles que si se lo comen les compran tal o cual cosa, no se vale! Las mamas-bocata son unas manipuladoras! ademas con tanto problema de obesidad infantil y si el niño no quiere comer pues que no coma!
Yo solo espero que cuando tenga un hijo y andemos en la calle no me pida un bocata alas 6 de la tarde y me podrian tachar de mala madre pero me niego rotundamente a ser una mama-bocata!

lunes, 21 de diciembre de 2009

Sindrome del Jamaicon


No tengo la gripe A, ni el de las vacas locas, ni el ebola.... tengo el sindrome del Jamaicon.
Estuve enferma desde que pise suelo español y yo sin saberlo, este sindrome que a muchos mexicanos les aqueja, ya por lo menos no estoy sola, ni sere la 1era ni la ultima en padecer dicho mal. he aqui la historia:

Resulta que allá por los años 50’s y principios de los 60’s hubo un jugador llamado José Villegas Tavares, a quien le decían “El Jamaicón Villegas” (creo que aún vive), quien fue seleccionado nacional y participó en un par de mundiales y copas distintas. Pero le pegaba tantisimo estar fuera de su país, que se deprimía en extremo extrañando la comida, e incluso a su mamá (y lo admitía públicamente).

Hay un par de anécdotas que hacen referencia a esto:

Preparandose para el Mundial de Chile 1962 se decía que si el Jamaicón había vencido una y otra vez a Garrincha con las Chivas había suficiente defensa para el combinado mexicano. La Federación concertó una gira por Europa y con Ignacio Trelles al mando viajaron a Londres donde disputando partidos de fogueo, Trelles decidió alinear al portero suplente “Piolín” Mota. Al comunicarle la alineación, Mota se preocupo mucho pero le dijo Trelles que no se preocupara por que el Jamaicón estaría para apoyarlo. Ese partido fue una derrota por ocho goles ante la selección inglesa, ese día Villegas no pudo contener al atacante inglés. Al ser entrevistado el Jamaicón por un periodista dijo: “que extrañaba a su mamacita, que llevaba días sin tomarse una birria y que la vida no era vida si no estaba en su tierra.”

Y la otra, de acuerdo con Carlos Calderón, la escena se sitúa en Lisboa previo al Mundial de Suecia 1958 donde se ofreció una cena al equipo mexicano. Villegas abandonó la cena y al no aparecer Trelles fue a buscarlo y lo encontró deambulando melancólico en los jardines del hotel y es donde se produce el siguiente diálogo: “¿José ya cenaste, qué haces aquí afuera?”. El Jamaicón le respondió: “Cómo voy a cenar si tienen preparada una cena de rotos. Yo lo que quiero son mis chalupas, unos buenos sopes y no esas porquerías que ni de México son”.


ahhh (suspiro hondo) Dios mio.... el Jamaicon tiene la boca llena de razon.